ARCHIVO / 2009 / Textos

Ian Chance
Fundador del Wingfield Arts,
Director del Farleys Yard Trust

Una visión global

El haber estado relacionado con el Mini Print Internacional de Cadaqués desde mi primer encuentro con Pascual y Mercedes en 1990 ha sido un privilegio maravilloso. Esta exposición única ha ido creciendo desde sus inicios en 1981 hasta desvelar la sorprenendente visión de sus fundadores, que ha resultado ser la creación de una extraordinaria experiencia artística global. Esto no solo ha dado a los artistas noveles y también a los consolidados de todo el mundo una bienvenida oportunidad de exponer y vender sus obras, sino también ha traído alegría y un placer inolvidable a un público entusiasta en cada uno de los muchos países en que se ha podido ver. Mi participación ha sido hacer llegar esta dimensión internacional a Inglaterra, donde durante dos décadas los Mini Prints fueron vistos primero en el Wingfield Arts de Suffolk y después en el Farley Farm House de Sussex, el antiguo hogar de los surrealistas ingleses Roland Penrose y Lee Miller. Estas dos organizaciones tienen un vínculo con la idea del arte en un marco doméstico, un contexto en el que el Mini Print encaja perfectamente.

A lo largo de los años el Mini Print ha recibido una aclamación crítica y un elocuente agradecimiento muy bien merecidos, pero en el fondo es la misma simplicidad y diversidad del concepto lo que ha captado la imaginación tanto de artistas como del público, llevando a mucha gente a adquirir por primera vez una obra de arte y haciendo que otros empiecen a coleccionar estos grabados mágicos para animar sus casas y lugares de trabajo.

¿En qué otro lugar tenemos la oportunidad de llegar a ver de primera mano un arte asequible y original que refleja las esperanzas, sueños y deseos de artistas de cincuenta países, compartiendo un sentido del humor que cruza el planeta, llenándonos de alegría con temas conocidos o inusuales, admirando el hábil uso de las técnicas y la imaginativa expresión de las ideas? Año tras año, esta maravillosa exposición está a la altura de las circunstancias mereciendo completamente su descripción como “milagro” que nunca falla a la hora de sorprender y deleitar.

En el complejo y exigente mundo del siglo XXI, la exposición del Mini Print es un ejemplo tranquilizador de cómo una idea sencilla y deliciosa, bien ejecutada y sostenida con imaginación, puede traer tanto placer y satisfacción a tanta gente. En efecto, no puede haber un mejor ejemplo del tradicional concepto de multum in parvo que el que encontramos en el Mini Print Internacional. Su inspirador mensaje ha afectado nuestras vidas y es un mérito indeleble para todos los que han participado y han ayudado a la visión de sus fundadores.


Mercedes Barberá Rusiñol
Directora del Mini Print Internacional de Cadaqués

Este año el Mini Print Internacional de Cadaqués ha sido expuesto de nuevo durante los meses de junio y julio en las bellas galerías del centro cultural de Wingfield Barns de la mano del que fue su fundador y director Ian Chance. Durante la inauguración, Tony Penrose, hijo del artista Roland Penrose y de la celebérrima fotógrafa Lee Miller, que tuvo la gentileza de albergar el Mini Print durante tres años en el centro cultural de Farleys Yard, dirigió unas emotivas palabras de elogio y admiración a la exposición del Mini Print que con gran éxito y deseos de continuidad reemprende su presencia en Wingfield, donde fue visitado por numeroso público y coleccionistas, que recordaron con afecto las previas exposiciones realizadas durante tantos años (1992–2005) y a las que habían acudido fielmente.

La exposición del Mini Print en el Taller Galería Fort de Cadaqués durante los meses de julio, agosto y septiembre fue visitadísima. Hemos observado que las modernas técnicas de estampación, los nuevos materiales no contaminantes y el arte digital en sus variadas facetas, despiertan gran interés y curiosidad, lo que convierte al Mini Print en un espejo de las inmensas posibilidades de la obra gráfica.

Hemos recibido la visita de coleccionistas y expertos en obra gráfica de todo el mundo que se interesan muy especialmente por las obras de los artistas ganadores del año anterior. Para muchos de ellos esta cita ya se ha transformado en un ritual.

Me gustaría remarcar que nos han visitado artistas participantes de todas las comunidades autónomas españolas, así como artistas extranjeros de Israel, Portugal, Japón, Colombia, Rusia, Alemania, Inglaterra, Estados Unidos, Francia, Serbia, Argentina, Suecia, Dinamarca, Irlanda, Suiza e Italia. Sus palabras de reconocimiento y admiración nos emocionan y nos invitan a continuar.

Han asistido a la inauguración de sus exposiciones individuales Gérard de Brénnel, de Barcelona; Claudia Hobi, de Suiza; Maria Ribeiro, de Portugal; Peter Boyadjieff, de Canadá; y Sadao Sakurai, de Japón. Todos ellos permanecieron varios días en Cadaqués y para nosotros fue motivo de satisfacción contar con su presencia y poder intercambiar entusiasmo, nuevas ideas, humor y amistad. Los cinco ejercieron de jurado del Mini Print Internacional de Cadaqués 2009. Sentimos la ausencia de Eunice Kim, de EE.UU., que por motivos personales no pudo acudir a la cita. Sus obras fueron tan admiradas y bien recibidas como las de sus compañeros presentes.

El Mini Print confirma su itinerancia durante los meses de octubre y mitad de noviembre en la Fundació Tharrats d’Art Gràfic de Pineda de Mar, a la que agradecemos su perseverancia en albergar la exposición, que es visitada por el público de los distintos pueblos del Maresme y del área de Barcelona. Recalcamos de la exposición la visita de 40 artistas japoneses, muchos de ellos participantes en distintas ediciones del Mini Print que, con motivo de su exposición colectiva en la galería Marges-U de Cadaqués, visitaron el Mini Print expuesto entonces en Pineda y manifestaron con gran simpatía que el viaje había valido la pena.

A continuación el Mini Print viaja al precioso pueblo de Bages, situado al sur de Francia. Gracias al interés y profesionalidad de la directora de la galería L’Etangd’Art, Sophie Cassard, es esperado, admirado y visitado durante los meses de noviembre, diciembre y mitad enero no solo por el público francés, sino también por coleccionistas de diversas ciudades europeas.

En este año de dificultades económicas agradecemos muy especialmente a la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales del Ministerio de Cultura su ayuda a la edición de este catálogo y el respeto que la continuidad del Mini Print le merece.

Hemos culminado el final de un decenio y no podemos olvidar la ayuda recibida por tantos colaboradores, y en especial el asesoramiento y el respaldo lingüístico de los artistas Norman Narotzky y Nobuko Kihira.

Confiamos empezar el nuevo decenio con la importante y siempre imprescindible participación de los artistas grabadores que nos hacen llegar sus obras desde cualquier parte del mundo. A ellos debemos la existencia del Mini Print Internacional de Cadaqués y en ellos como siempre descansa nuestra esperanza.

¡Mil gracias a todos!