ARCHIVO / 2012 / Textos

Ricard Planas Camps
Crítico de arte y gestor cultural

Brotes verdes de arte

En el libro 100 años de pintura en Cadaqués (*) el pintor y dinamizador cultural Joan Josep Tharrats se esforzó, con buen acierto, en hacer un retrato del ecosistema cultural-artístico que representa esta villa emblemática catalana y de la Costa Brava. La verdad es que Cadaqués es uno de los escasos oasis donde el arte ha ido transitando con fuerza y contundencia desde hace siglos, unas décadas con más potencia y otras con menos. En estos momentos estamos en un periodo de retroceso, ¡no nos engañemos! La desmesura del capital y del ladrillo “fácil”, así como políticas culturales erráticas –cuando las ha habido–, niegan sistemáticamente la introducción de nuevos aires de modernidad en una población por ella misma del todo particular. El nuevo rico y la marabunta están dejando fuera a la cultura, su leit motiv. Cultura versus Turismo: debate de tensiones vehementes cada día más claro y más vigente. Extrapolando mucho, podríamos afirmar que “sin cultura no hay turismo, pero sin turismo sí puede existir la cultura”. Sin embargo, las crisis tienen brotes verdes, y es que estamos repensando de verdad estas relaciones tendenciosas: comenzamos a entender el patrimonio natural como patrimonio, como una apuesta primordial por el futuro (¡las urbanizaciones cerca del Cap de Creus no ayudan mucho!). Pero si hablamos de brotes verdes, en otra escala pero sin desmerecer en importancia, y dentro de un marco de silente optimismo a contracorriente, hemos de ir a parar a una iniciativa privada, el Mini Print Internacional de Cadaqués; una gran alegría. Una iniciativa familiar, muy pensada, meditada y que continuamente se va modificando para tomarle el pulso a la “posmodernidad líquida”, sin hacerse daño, ¡pero eso sí, con mano firme! Y, como todo, siempre queda recorrido para la mejora, que se sabe y se intuye año tras año, cumpliendo más de tres décadas.

La primera vez
Ya hace unos años, más de los que me parece, caminaba tranquilamente por la calle Hort d’en Sanés de Cadaqués, un epicentro de arte. Transitaba por primera vez con la inquietud de descubrimientos secretos. Ojos nuevos, ojos vírgenes, ojos de redescubrimientos que solo los niños te pueden volver a hacer aflorar. Y lo primero con lo que me topé fue la galería del italiano Lanfranco Bombelli, la galería Cadaqués, otro referente indispensable del siglo XX a nivel no solo de Cadaqués sino peninsular, y que ahora dirige Huc Malla. Una vez visitada la exposición que había organizado, el propio Bombelli, implicado y apasionado colaborador del Mini Print (cada año hacía una obra expresamente), aparte de galerista, arquitecto y artista de arte concreto, me condujo unos metros más allá… e inevitablemente acabé delante de un tórculo gigante: el Mini Print. El acontecimiento se desarrolla en el Taller Galeria Fort, nombre que recibe de Pascual Fort, otro maestro y artista excepcional, y fundador de todo el tinglado. Así pues, todo casaba. Las retinas hiperestimuladas lloraban colores, quedaban repletas de impresiones cromáticas de colores y tendencias diversas; un eclecticismo, digamos, bien entendido. Aquella multitud de países y nacionalidades aglutinadas como un patchwork en dos plantas me fascinó como, no puedo negarlo, me apabulló barrocamente la vista. Quilos de imaginación condensada mediante una técnica antigua y moderna a la vez. Fue reveladora la visita, como la amabilidad de las Mercedes, madre e hija & compañero, que pilotan con destreza este gran oasis cadaquense después de la muerte de Pascual Fort. Minutos más tarde, Eduard Arranz-Bravo, otro insigne de Cadaqués y con una obra gráfica extensa –siempre le ha dado un especial énfasis a esta modalidad–, me acompañó a su taller, justo delante del Taller Galeria Fort. Así pues el pasado y el presente coinciden, los reencuentro cada año con deleite por nuevos descubrimientos y pequeñas compras aptas para todos los bolsillos, en un buen ejercicio de socializar la cultura y el arte. Un acontecimiento ya patrimonio inmaterial de Cataluña. ¡Por muchos años, Mercedes!

(*) “Cent anys de pintura a Cadaqués” Tharrats, Joan Josep. Parsifal Edicions, 2007. ISBN 84-95554-27-5.


Mercedes Barberá Rusiñol
Directora del Mini Print Internacional de Cadaqués

La exposición del 32.º Mini Print Internacional de Cadaqués la han conformado 751 artistas que se expresan a través de la obra gráfica. Sus bellas obras han ofrecido al visitante la posibilidad de conocer y entender las diferentes técnicas que los artistas de todo el mundo utilizan en la actualidad.

La inauguración de la exposición en el Taller Galeria Fort contó con la presencia del alcalde de Cadaqués, Joan Figueras, buen conocedor y admirador del Mini Print.

La difusión del certamen a través de las efectivas tecnologías de la comunicación actuales hace posible que la exposición en el Taller Galeria Fort convoque multitud de visitantes, amantes del arte, que establecen una relación comunicativa relajada, influenciados por el mar, el sol y el sentimiento de libertad que se respira en Cadaqués y que ayuda a una mejor asimilación de los factores artísticos.

Como cada año, nos han visitado artistas participantes y público en general de un gran número de países. Nos ha llamado la atención el aumento de familias procedentes de EE.UU. y Australia, así como una mayor presencia de gente joven, muy interesada.

Las exposiciones individuales de los seis artistas premiados en la edición anterior despiertan un interés especial por el hecho de contar con ellos en sus inauguraciones. Su asistencia hace posible entablar intercambios de puntos de vista culturales, técnicos y de amistad. Hemos contado con la presencia de la catalana Núria Calsapeu, los japoneses Kyoshiro Takahashi y Noriaki Kondoh, el australiano Andrew Donohoe y el belga Roger Dewint, que han ejercido de jurado de la 32.ª convocatoria y han escogido los seis artistas ganadores que esperamos conocer el verano que viene. Sentimos la ausencia de María Fernández Rivas, que por diversos motivos no pudo acudir a Cadaqués, pero tanto sus obras como las de sus compañeros merecieron los mejores elogios de gentes entendidas en la materia y la admiración de todos.

De la mano de Ian Chance, la exposición ha estado presente en Inglaterra, en el hermoso lugar de Wingfield Barns, durante julio, agosto y septiembre. Su cercanía con la ciudad de Cambridge facilita que despierte no sólo un gran interés artístico, sino también didáctico.

La “Fundació Tharrats d’Art Gràfic”, con sede en Pineda de Mar, recibe con creciente expectación las obras que conforman el Mini Print durante octubre y noviembre. Su situación, cercana a Barcelona y a distintos pueblos del Maresme, facilita también que sea muy visitada. Agradecemos a la fundación y al alcalde de Pineda, Xavier Amor, su interés por el Mini Print, cuya continuidad se ve asegurada gracias a su respaldo.

La galería L’Etangd’Art de Bages, cerca de Narbona y dirigida por Sophie Cassard, acoge el Mini Print durante los meses de noviembre, diciembre y enero, alegrando con su presencia las fiestas navideñas. Muchos artistas participantes de Francia y Europa visitan el Mini Print en Bages, y muchos descubren así este bellísimo pueblo francés.

El Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya, a través de sus Servicios Territoriales de Barcelona, ha colaborado en la edición de este catálogo. Agradecemos muchísimo su ayuda en estos tiempos difíciles y su comprensión de la importancia de la imagen de Cataluña que el Mini Print transmite al mundo a través de su difusión e internacionalidad.

Mis últimas palabras siempre van dirigidas a todos los artistas participantes que con sus bellas obras hacen posible el Mini Print Internacional de Cadaqués. Mi admiración y respeto por todos ellos y por los que, así lo espero, conformarán la próxima 33.ª edición.