ARCHIVO / 2007 / Textos

Antoni Llena
Artista plástico

Mini milagro

Nuestra vida cotidiana está llena de pequeños milagros que son frutos de fe y de ilusión. Uno de estos milagros ocurre medio oculto cada verano en Cataluña. Se trata del fajo de más de seiscientos artistas de todo el mundo que atrae el Mini Print de obra gráfica que desde hace veintisiete años impulsa y organiza Mercedes Barberá desde su galería de Cadaqués.

La idea de concursar con una obra que no sobrepase las medidas de 10 x 10 cm es de por sí una idea brillante. Primero, porque no hay nadie con inquietud artística que no se atreva a hacer una obra gráfica cuyo coste de producción es asequible incluso para el más desamparado de los creadores plásticos de hoy, y luego, porque a nadie le debería pesar adquirir una obra cuyo precio está al alcance de todos los bolsillos y de todos los espacios habitables. Una obra que por su misma condición pide, imperativamente, ser coleccionada.

A favor del tamaño exigido hay también una cuestión de peso: es un tamaño que no permite construir discursos retóricos a ninguno de los participantes, que les fuerza a prodigarse dentro de un espacio que solo permite mostrar intimidad. En este sentido, el Mini Print de 10 x 10 cm no solo es una idea brillante, sino que además es una idea combativa. Claro que podría decirse que el arte no es nunca una cuestión democrática y que no es justo que todo los artistas tengan que trabajar dentro de los límites de un mismo cuadrado, pero el hecho de que estos sean establecidos como única regla de juego es lo que, como contrapartida, permite que tantos artistas de todas partes puedan llegar a contrastar físicamente su talento. Es porque hay reglas que hay juego, o porque estas se respetan ¡que la democracia funciona!

Hacer aflorar energías artísticas, darles difusión, injertarlas, contrastarlas y catalogarlas es un acto de amor a las sensibilidades ignotas que pululan por el mundo, pero es también un acto de fidelidad a un legado recibido, un acto de amor redoblado, un milagro.


Mercedes Barberá Rusiñol
Directora del Mini Print Internacional de Cadaqués

Si algo podemos remarcar de la 27.ª versión del Mini Print Internacional de Cadaqués, son las continuas visitas de los artistas participantes durante este verano al Taller Galería Fort de Cadaqués. Artistas de Canadá, Estados Unidos, Japón, Serbia, Eslovenia, Escocia, Inglaterra, Suiza, Alemania, Australia, Rusia, Portugal, Israel… se han desplazado desde sus lejanos países para visitar la exposición, mostrando su entusiasmo por el alto nivel de las obras expuestas de 654 artistas de 52 países y también por la belleza del pueblo de Cadaqués que las acoge.

Las exposiciones individuales de los artistas ganadores de la anterior convocatoria despiertan un gran interés por parte de coleccionistas y profesionales del arte gráfico, así como del numeroso público que nos visita. Este verano hemos contado con la presencia de Maja Poljak (Serbia), Juan Canals (España), Célia Bragança (Portugal), Danielle Creenaune (Australia) y Roland Schaller (Alemania), que han ejercido de jurado de la presente convocatoria. La artista Tanya Azarova (Rusia) no pudo acudir a su inauguración por motivos ajenos a su voluntad. Sentimos su ausencia. Las visitas de los artistas ganadores siempre son ocasión para intercambiar conocimientos técnicos y culturales, dejando a su paso un recuerdo entusiasta y amistoso.

Por segunda vez, durante los meses de agosto, septiembre y mitad de octubre, Ian Chance, director del Farleys Yard Trust, centro cultural creado por Antony Penrose, ha presentado la exposición del Mini Print en la bella galería que posee el centro y en donde se dan cita personalidades del mundo cultural inglés, junto con visitantes que participan de las diversas propuestas culturales que en Farleys se realizan, siendo el Mini Print una de las más atractivas.

La galería L’Etangd’Art de Bages (Francia) ha expuesto el Mini Print desde finales de noviembre hasta mitad de enero. Su directora Sophie Cassard, vinculada a Cadaqués desde hace muchos años, transmite su entusiasmo por el Mini Print a los visitantes de su activa y competente galería, a la que acuden muchos de los propios artistas participantes.

La Fundación Tharrats de Arte Gráfico de Pineda de Mar (Barcelona) expuso el Mini Print durante el mes de octubre y es su deseo que esto se repita cada año. Personalmente, es una decisión que agradezco especialmente por haber sido el artista Joan Josep Tharrats un buen amigo y participante del Mini Print mientras estuvo entre nosotros.

Agradecemos a la Entidad Autónoma de Difusión Cultural de la Generalitat de Catalunya y al Ministerio de Cultura del Gobierno Español la ayuda económica y el interés que dedican al Mini Print. Sin su comprensión el Mini Print no existiría.

Su continuidad viene dada por la presencia de las bellísimas obras de los artistas participantes que ayudan, con la investigación de nuevas técnicas y formas de expresión, a la evolución necesaria de la obra gráfica. Esperamos de nuevo su presencia, tanto la de los más fieles como la de los que descubren el Mini Print por primera vez. Vamos caminando hacia la 28.ª edición. ¡Que así sea!