ARCHIVO / 2000 / Textos

Albert Ràfols-Casamada
Artista plástico

Hay iniciativas que tienen éxito porque responden a alguna necesidad subyacente, algo que era esperado aunque nadie lo hubiera manifestado de manera explícita. Este es el caso, seguramente, del Mini Print, la muestra de grabado que hace veinte años viene realizándose en Cadaqués. La remarcable iniciativa fue de Pascual Fort, que dió el impulso inicial a la idea, y que después de su prematura desaparición ha continuado impulsada por su esposa Mercedes Barberà y su hijo José.

Hace falta decir que el éxito, desde la primera convocatoria, fue del todo reconfortante. Esta obtuvo una respuesta altamente positiva a nivel internacional, donde las múltiples técnicas de grabado y estampación estuvieron presentes.

Creo que varios factores han contribuido a este éxito que se ha mantenido e incrementado a lo largo de estos años. El primero sería la seriedad y rigurosa profesionalidad con la que se ha planteado la convocatoria. Otro factor importante –y que como el título indica es una de las características básicas de la muestra– es la que hace referencia al formato, que facilita la participación y al mismo tiempo preserva el carácter intimista del grabado y permite igualmente la experimentación técnica y el juego de color. La tercera circunstancia que contribuye al éxito puede ser que la muestra y la concesión de los premios se realizan en Cadaqués, conocido centro de actividad artística. Y también puede ser, para los que lo conocen, el hecho de realizarse en un lugar recogido, una especie de isla de paz dentro del agitado Cadaqués del verano. Remarcar también que a menudo la exposición se expone en otros lugares, cosa que hace más interesante el participar. Y no olvidemos el importante catálogo que se hace cada año, donde figuran los grabados premiados reproducidos en color y todos los participantes reproducidos en blanco y negro, auténtico documento sobre el mundo del grabado.

He mencionado al principio que esta iniciativa parecía responder a una necesidad latente: la necesidad de poder enseñar el propio trabajo. Esto hace que muchos grabadores sientan la atracción de participar en una muestra verdaderamente internacional donde su obra se confrontará con la de otros grabadores, manera de sentirse integrados en las diversas líneas de trabajo dentro del mundo de la estampación.

Una de las cosas que más sorprende en cada exposición es la gran variedad de estilos y tendencias. El Mini Print es una gran ventana abierta a las diferentes corrientes del arte, especialmente del grabado, pero por extensión al arte plástico en general. A pesar de la gran variedad, existe una evidente unidad dada por el formato y por el excelente nivel de realización, que es una de las características del Mini Print.

Si repasamos la lista de técnicas: aguafuerte, punta seca, aguatinta, litografía, linograbado, xilografía, serigrafía, pochoir… y técnicas mixtas donde se pueden combinar diferentes procedimientos, adivinamos la riqueza y variedad de las obras presentadas cada año, procedentes de países como España, Francia, Italia, Alemania, Suiza, Inglaterra, Japón, Australia, Canadá, Brasil, Estados Unidos, Lituania, Méjico… etc. etc. ¡Es sorprendente la cantidad de buenos grabadores que hay en el mundo! Es en esta gran panorámica del Mini Print donde se puede observar y constatar.

El Mini Print, que nació como iniciativa privada, actualmente funciona como Asociación Cultural sin ánimo de lucro. Las diferentes ayudas de carácter institucional que ha recibido hasta ahora le han permitido seguir adelante. Una iniciativa con un recorrido tan importante merece algún tipo de estímulo efectivo. De todas formas, como por parte de los organizadores las ganas de seguir adelante son tan fuertes, no creemos que nada pueda hacerlos desistir de la empresa. Haber llegado al vigésimo Mini Print es un gran éxito. Todos hemos de estar contentos y desear que tenga una vida próspera por muchos años.


Mercedes Barberá Rusiñol
Directora del Mini Print Internacional de Cadaqués

Durante el año 2000 el Mini Print Internacional de Cadaqués ha celebrado su veinte aniversario. A lo largo de veinte años artistas de todo el mundo nos han enviado sus bonitos grabados, haciendo posible que la exposición perdurara hasta el día de hoy. El día 22 de julio el Ateneo de Cadaqués dedicó una exposición homenaje al Taller Galeria Fort para festejar el hecho de mantener durante veinte años la presencia del Mini Print en Cadaqués. Nuestra galería colaboró con una gran fiesta a la cual asistieron personas vinculadas por diversos motivos al Mini Print, participando, conociendo y valorando los veinte años de su existencia.

La exposición durante su estancia en Cadaqués los meses de julio, agosto y septiembre ha sido visitadísima, recibiendo testimonios de admiración y adhesión, por la calidad de las obras presentadas, del público en general manifestando el deseo de que el Mini Print perdure durante veinte años más.

Las exposiciones individuales de los seis artistas ganadores del 19.º Mini Print cada vez son más esperadas y visitadas por los amantes de la obra gráfica. El nivel de las obras expuestas es altísimo y refleja de una manera exhautiva la capacidad técnica y artística de cada uno de los artistas. Este año han asistido a sus respectivas inauguraciones y han ejercido de jurado del 20.º Mini Print, Christine Cordero de Australia, Nicola Murray de Escocia, Eliane Gervasoni de Suiza y Takasuke Nakayama del Japón. Sus visitas llenan de interés, alegría y color los días que están entre nosotros.

El Mini Print empezó su itinerancia del 3 al 28 de mayo en Lleida, conjuntamente con los grabados de los alumnos de la Escuela Municipal de Arte, gracias al interés y entusiasmo de la profesora y artista Rosa Ciré. Es la segunda vez que el Departamento de Cultura del Ayuntamiento cede una de sus mejores salas de exposiciones para mostrar el Mini Print Internacional de Cadaqués y nos ha dejado constancia que no será la última dado al gran entusiasmo que despierta entre los leridanos. Seguidamente es el «Wingfield Arts and Music Festival» el que expuso el Mini Print durante los meses de mayo, junio, julio y medio agosto. El Mini Print en Wingfield es recibido con expectación por artistas, coleccionistas, medios de comunicación y público interesadísimo, que asiste a las diversas manifestaciones artísticas que durante estos meses tienen lugar en este bello paraje de Inglaterra.

Durante el mes de diciembre y mitad de enero el Mini Print permanece expuesto en la galería «L’Etangd’Art» de Bages en Francia, donde está considerado como un gran acontecimiento cultural. Su permanencia en este bellísimo pueblo francés parece consolidada gracias al interés y cariño que en Sophie Cassard despierta la exposición del Mini Print Internacional de Cadaqués.

Agradecemos al Departamento de Artes Plásticas de la Generalitat de Catalunya y al Ministerio de Cultura del Gobierno Español su ayuda económica, ya que conjuntamente harán posible la continuidad de la muestra durante un año más.

Como siempre mi máxima consideración para los artistas participantes, que con su presencia dan forma y color a la exposición y que no dudamos que estarán entre nosotros en la próxima edición del Mini Print Internacional de Cadaqués que en estos momentos ya estamos organizando.