ARCHIVO / 1998 / Textos

Francesc Miralles Bofarull
Historiador del arte

El Mini Print de Cadaqués y los mitos del mundo del grabado

Cada año, cuando llega a Cadaqués la muestra del Mini Print Internacional, pienso en la cantidad de mitos y leyendas que han configurado el mundo de la estampa. Mitos y leyendas que han conformado la rica historia del mundo del grabado que hoy conocemos.

Ahora recuerdo algunas. Una de las más apasionantes es una historia del taller de Andrea Mantegna, en el último tercio del siglo quince: fue tal la importancia económica que el gran taller de grabado de este artista alcanzó, que dos grabadores que intentaron independizarse y establecerse por su cuenta en la misma ciudad fueron apaleados ferozmente y denunciados a las autoridades de Mantua, que obligaron a los dos eficientes e independientes grabadores a huir a Verona. Es posible que la importancia comercial del taller fuera la razón de que hasta finales del siglo dieciséis se dijera que Mantegna había inventado el grabado. Lamentablemente, de este genio renacentista solo se conocen siete estampas.

Historias, mitos. Dunoyer de Segonzac, el tradicionalista artista francés, gran amante y gran creador de aguafuertes, tenía una devoción tan grande por las planchas de estampación que una vez realizado el tiraje las hacía cubrir de oro. Convertía así una herramienta de trabajo en una pieza de orfebrería.

Mitos, historias. Hieronymus Cock era un discreto grabador y pintor flamenco que organizó en Anvers el taller más famoso, activo y rico del siglo dieciséis: él introdujo aquella división del trabajo que comportó el (del.) dibujante; (pinx.) pintor; (inv.) creador del motivo; (fec.) fabricante; (sculp., inc) grabador; (excud.) propietario de la plancha o editor. Toda una organización –In der vier Winden (A los cuatro vientos)– compleja, gremial, que estaba en las antípodas del concepto actual del grabado.

Leyendas. Si a Cock se le recriminaba el haber abandonado y renunciado a la cultura y al arte para crear un comercio internacional de grabado, la conmoción en Francia fue muy fuerte cuando llegaron a París, el año 1745, las primeras estampas de «Les pressons», de Giovanni Battista Piranesi: se escribió que nunca nadie se había enfrentado a las planchas del grabado con su coraje, que era un visionario y un poeta, que daba al grabado acentos no conocidos. «Les pressons» conmovieron todos los espíritus, desde el primer momento.

Mitos, historias. No puedo olvidar a Jacques Callot, el grabador de Nancy, que fue el primer artista reconocido internacionalmente, de influencia también internacional, solo haciendo grabado. Todo el siglo diecisiete se alimenta de sus innovaciones, de la misma manera que en vida, al artista se lo disputaban cuatro cortes. El éxito de este artista fue tan aplastante que hasta en las novelas apareció el prototipo de personaje obsesionado por coleccionar obras de Callot.

Leyendas, mitos. Paul Gauguin, inmovilizado y herido a consecuencia de una de sus frecuentes peleas, crea un conjunto sorprendente –en Pont-Aven– de grabados sobre madera que nos acercan al fondo del terror de los cultos tahitianos. Con su anticonvencionalismo, el inquieto y desconcertante artista creó unos monotipos donde no existe dibujo grabado en la superficie de la cara de la plancha que toca el papel de impresión.

Pero no quiero alargar esta lista de hechos que configuran la leyenda, la historia, la mitología del grabado. No hace falta alargarla ahora, pues es interminable. Solo quiero decir que hay que ampliarla. Y ampliarla con este acontecimiento que este año entra en su decimoctava edición. Hace falta que el Mini Print Internacional entre en las leyendas y mitos de la historia del grabado. No de nuestra historia del grabado: de la historia general.

Hemos de tener presente que nos encontramos dentro de una iniciativa privada. No la promueve ninguna entidad pública, ningún estamento oficial: surgió por el impulso y el entusiasmo y el esfuerzo de Pascual Fort, sostenido y continuado, con la mayor eficacia, por Mercedes Barberà. Historia: se puede hacer mucha desde aquel 1981, en el que participaron 192 artistas de 33 países hasta este 1998 en el que han participado 816 artistas de 54 países. Pero más vale dejar la historia y entrar en el mito. Pues en este concurso-exposición, en la actualidad, son los ganadores de cada edición los que configuran el jurado del siguiente año. Se imponen los valores y gustos de cada momento. Seguimos en la mitología: el premio consiste en el honor de haber sido distinguido por el jurado. No existe otra compensación que aportar unas cuantas obras en la muestra del siguiente año. Hace falta entrar en la leyenda: como en la época antigua, los artistas se esfuerzan en mostrar sus virtudes y virtuosidades.

Parece un concurso donde las musas tengan que decir la última palabra.

Pronto se podrá explicar una historia que después se convertirá en leyenda: “Todos los artistas de los últimos cincuenta años, empezando a contar desde 1981, todos los que han sido reconocidos, todos los que han abierto ventanas nuevas, todos los que en el campo del grabado han experimentado nuevas técnicas y propuestas, todos los encontramos en los catálogos del Mini Print, aquella muestra internacional que se inició en Cadaqués y año tras año nos sigue sugiriendo y deslumbrando”.

El caso es que ahora estamos haciendo esta historia para que dentro de unos años nazca esta leyenda.


Mercedes Barberá Rusiñol
Directora del Mini Print Internacional de Cadaqués

La característica más importante que hemos podido constatar en la exposición del 18.º Mini Print Internacional de Cadaqués ha sido el alto nivel de las obras presentadas, causando admiración no solo entre los artistas y público visitante sino, muy especialmente, entre los miembros del jurado que, según nos decían, les resultaba dificilísimo escoger entre tan bellos e interesantes grabados.

El incremento de la afición de coleccionismo y el hecho de transformar en costumbre obsequiar con un Mini Print a familiares y amigos ha sido una constante en esta versión del Mini Print y no solo en Cadaqués sino también en Barcelona, Inglaterra y Francia.

Como ya hace años, el Mini Print ha viajado durante los meses de mayo, junio y julio al «Wingfield Festival of Arts & Music» de Inglaterra en donde va en aumento el interés por la exposición y el número de sus visitantes. Durante 1999 habrá grandes cambios en Wingfield. Suponemos que en el mes de abril se habrán terminado las importantes obras de remodelación y adaptación del gran espacio de que disponen para albergar galerías, aulas de música, salas de conferencia, residencia de artistas, etc., y en donde el Mini Print entrará a formar parte de esta gran organización cultural que dirige su promotor y artífice Ian Chance. Desde aquí nuestros mejores deseos de éxito.

En Bages, Francia, el interés por el Mini Print se ve incrementado por el eco que la prensa y televisión francesa han hecho de la manifestación que llena las paredes de la bella y acogedora galería «L’Etangd’Art» y son muchos los visitantes franceses y europeos que acuden a verla.

La gran novedad de este año ha sido la exposición del Mini Print en la galería «Article 26» situada cerca del Museo de Arte Contemporáneo y de las escuelas de Arte de Barcelona y en donde han acudido estudiantes de las distintas técnicas de grabado que el Mini Print presenta, encontrando ideas, soluciones e ilusión para participar en las siguientes convocatorias. Nuestro agradecimiento al matrimonio Vilallonga que tan amablemente nos ha cedido su galería de Barcelona.

Como cada año las exposiciones de los artistas ganadores son un éxito y una fiesta a la vez. Este año hemos contado con la presencia de Toshimi Kitano, Marina Mayer, Lars Holstrom, Angela Rolim y A. Balasubramaniam. Cada uno de ellos, con sus distintas formas de entender el Arte, nos ha enriquecido con la visión de sus obras, la simpatía de sus palabras y su amistad. Todos prometen volver algún día a Cadaqués. ¡Así sea!. El artista Ruso Vladimir Basmanov no pudo acudir a la cita pero sus grabados fueron muy admirados.

Queremos hacer constar nuestro reconocimiento al Ministerio de Educación y Cultura del Gobierno Español por subvencionar la edición de este catálogo y de las bases de participación. La Generalitat de Catalunya ha apoyado al Mini Print mediante la difusión del certamen; reciba también nuestro agradecimiento.

No vamos a negar que estamos francamente preocupados por la continuidad del Mini Print Internacional de Cadaqués. Su financiación sigue siendo un problema, las ayudas institucionales no son suficientes y necesitamos con urgencia un mecenas. A pesar de todo no desesperamos de encontrar soluciones y luchamos por ello.

Lo único que nunca falla y nos llena de alegría es el apoyo de los artistas participantes y el de los artistas que desean participar por primera vez. Esta realidad es la que nos ayuda a continuar con el entusiasmo de siempre y con esperanza hasta el año 2000… por lo menos.