ARCHIVO / 1997 / Textos

Xavier Barral i Altet
Catedrático de Historia del Arte – Antiguo Director General del Museo Nacional de Arte de Cataluña – Miembro del “Institut d’Estudis Catalans”

El Mini Print entre internacionalidad e identidad

El Mini Print Internacional es tanto una institución en Cadaqués como una originalidad en Europa. Es un verdadero foro cultural y un lugar de encuentro de artistas de todas partes del mundo. Su particularidad viene dada por el formato de las obras expuestas: grabados de todas clases, ejecutados con las más variadas técnicas pero de pequeñas dimensiones. El éxito cada año es mayor y las confrontaciones más variadas. El Mini Print es sin duda alguna la manifestación periódica más internacional de Cadaqués.

Este año se han reunido 816 artistas de 61 países, distribuidos en cuanto a sus orígenes entre los cinco continentes. ¿Qué otra manifestación cadaquesenca o catalana puede ofrecer tanta diversidad, tanta variedad? El Mini Print permite, mejor que todas las bienales o trienales, captar la evolución del arte, tomar el pulso de las tendencias más arriesgadas, de las aspiraciones de los más jóvenes. Si desde Cataluña queremos saber qué arte se hace actualmente en las nuevas nacionalidades surgidas de los conflictos bélicos, de las tensiones étnicas o de la democratización de antiguas dictaduras, es muy sencillo sacarle provecho al enorme esfuerzo que supone la organización del concurso de grabado de pequeño formato de Cadaqués.

Los artistas más conocidos exponen haciendo un ejercicio de modestia frente a la técnica. Los más jóvenes, incluidos estudiantes de Bellas Artes, hacen su primera aparición en el mundo. La confrontación es total, democrática y muy rica. ¿Qué domina? ¿La internacionalidad o las diversas tradiciones arraigadas en los orígenes naturales y culturales de cada artista? La apertura al encarar las obras permite a los visitantes juzgar según su sensibilidad y conocimientos.

A mí me parece que nos encontramos frente a un reflejo muy exacto de la realidad política y sociocultural del momento. La aspiración a la internacionalidad, a la universalidad, se mezcla con un refuerzo de las referencias a la propia identidad. En el caso del Mini Print, estas se traducen en los más mínimos detalles de cada obra, que van, por ejemplo, desde la técnica y la manera de trabajarla a la iconografía. En el fondo, uno de los aspectos más fascinantes del concurso de Cadaqués es precisamente ver hasta qué punto, con qué fuerza estas obras traducen la personalidad individual de cada artista, la identidad colectiva a pesar de los exilios y desplazamientos, y el substrato, el poso referencial, consciente o inconsciente de la elaboración y de la progresión artística seculares de cada lugar.

Además, este año 1997 es para el Mini Print un año muy especial. Pascual Fort fue el alma de la manifestación y de manera intangible continúa presidiéndola, inspirándola y seleccionando las mejores obras a través del punto de vista, de los conocimientos y de la fidelidad de su viuda Mercedes y su hijo José, transformados en motores de la organización, de la selección, de la crítica. El recuerdo de Pascual Fort preside las exigencias de calidad que rigen la selección de las obras expuestas y admitidas para concursar. Nadie duda que parte del éxito radica en este punto. El nivel mínimo de virtuosismo técnico es tan elevado que pertenecer al jurado es muy difícil dada la necesidad de una observación muy atenta, especializada y estéticamente informada para escoger. Fui miembro del jurado el año pasado y puedo dar testimonio de ello.

La memoria de Pascual Fort es pues la garantía de este rigor. El Museo de Arte Moderno de Tarragona acaba de dedicarle un homenaje exponiendo esmaltes, grabados y relieves que son el testimonio de una vida –del 1962 al mismo 1991, año de su muerte a los sesenta y cuatro años–, de una inquietud por el dominio de la técnica y de la expresión artística, cultural y vital. Esmaltes sobre cobre o hierro, aguafuertes o aguatintas, relieves muy personales hechos a partir de las trampillas de las calles de diversas ciudades. Imaginación y técnica, ya se ha dicho, eran las dos principales características de la obra de Fort, como también lo son en los concursos anuales del Mini Print Internacional de Cadaqués.

En la exposición de Tarragona encontramos además la historia de aquella Galeria Fort, abierta de 1964 a 1973 en la finca número 3 de la Rambla de Tarragona. Allí tuvieron lugar más de cuarenta exposiciones que configuran una verdadera historia de la evolución del gusto de aquellos años. Algún día también se escribirá la trayectoria del Mini Print de Cadaqués: seguro que será importante para el conocimiento del arte del siglo XX en un terreno que es como un laboratorio de pruebas, de ensayos, tanto técnicos como formales, de las mutaciones del arte más minucioso y escrupuloso; aquel que se realiza por el mero placer de crear y no de imitar.

Mientras esperamos el balance futuro, mirad este catálogo. Encontraréis el testimonio de la originalidad del año 1997; no solo la de los ganadores sino también la de los que no merecen perder. Comparad con los años anteriores. Os daréis cuenta de cómo la historia se escribe sola y de qué manera el arte vive íntimamente los acontecimientos, así como los conflictos o incluso las satisfacciones más locales. Cada catálogo refleja la estética de un año. El Mini Print contribuye a mantener vivo el protagonismo de Cadaqués en el arte de este siglo.


Mercedes Barberá Rusiñol
Directora del Mini Print Internacional de Cadaqués

El 17.º Mini Print Internacional de Cadaqués ha constituido un récord de participación. 816 artistas de 61 países nos han mandado sus obras conformando una exposición de gran belleza plástica e interés artístico debido a que las formas de expresión de los artistas son de una autenticidad admirable. Si algo podemos remarcar de esta nueva versión del Mini Print Internacional de Cadaqués son las continuas visitas cada vez más numerosas de artistas participantes de todos los países al Taller Galeria Fort de Cadaqués durante el verano, destacando los representantes de los Talleres de grabado “Il Bisonte” de Florencia, Italia, de Koji Ikuta del Japón y de Paiva Raposo de Portugal.

Las exposiciones de los artistas ganadores del año anterior son uno de los grandes alicientes para visitar el Mini Print en Cadaqués, ya que la presencia de los artistas en el día de la inauguración de sus respectivas exposiciones permite el intercambio de ideas técnicas, artísticas o simplemente amistosas. Este año nos han visitado y han ejercido de jurado los artistas Bodil Brems, Ester Turró, Tzvetan Kazandjiev, Francine Simonin y Arvon Wellen. Todos ellos nos han dejado un buen recuerdo de colaboración y amistad. Solo echamos de menos a Ji-Xin Shong, que no pudo viajar desde tan lejos.

Las exposiciones itinerantes de 1997 han empezado como siempre desde hace seis años en el “Wingfield Festival of Arts” de Inglaterra durante los meses de mayo, junio y julio. Su director Ian Chance, que nos visita cada año en Cadaqués, nos ha contado que su ilusión de transformar Wingfield en una ciudad residencia de artistas ya es una realidad y que los talleres de grabado tendrán una gran relevancia dentro del proyecto que engloba todas las artes. El Mini Print estará incluido dentro del ciclo de exposiciones, conciertos, instalaciones, happennings, etc.

También en Canet de Mar la itinerancia del Mini Print parece asegurada. Sus promotores están cada vez más animados a continuar albergando la exposición durante el mes de septiembre, dado que el interés que despierta va en aumento, debido entre otras cosas a su continuidad. La Galeria L’Etangd’Art del precioso pueblo de Bages, Francia, acoge el Mini Print durante los meses de noviembre y diciembre. Los habitantes de las ciudades cercanas se han acostumbrado a visitarlo y muchos artistas participantes acuden a Bages para ver el certamen en donde están representados con una de sus obras.

El hecho de que el Mini Print Internacional de Cadaqués continúe existiendo se debe en primer lugar a la generosa subvención concedida por el Ministerio de Educación y Cultura del Estado Español que este año ha permitido sufragar la completa edición de este catálogo. Agradecemos desde estas líneas el apoyo prestado por Marina Chinchilla, Subdirectora General de Promoción de las Bellas Artes. La Generalitat de Catalunya ha contribuido en la difusión del certamen mediante las bases de participación.

Muchos artistas participantes nos escriben cartas entusiastas de apoyo para seguir adelante. Para nosotros el reconoci­miento de tantos artistas grabadores de todo el mundo es el mejor aliciente para seguir organizando el Mini Print Internacional de Cadaqués, que en su dieciochoava versión estamos seguros de que contará con las obras bellísimas de los artistas participantes para conformar de nuevo esta admirada y esperada exposición que, como cada año, llenos de entusiasmo convocamos.