ARCHIVO / 1995 / Textos

José Corredor-Matheos
Crítico de Arte

Los primeros quince años del Mini Print merecen una celebración especial. No creo que sea difícil imaginar, para cualquier persona iniciada en el arte, el esfuerzo, la creatividad que hacen falta para su mantenimiento, teniendo en cuenta además que se trata de una iniciativa privada.

Esta labor intensa, mantenida a lo largo de década y media, habrá aportado a sus organizadores la satisfacción de haber alcanzado sus objetivos. Ha ido en aumento el interés suscitado desde el principio. Cada año llegan grabados de países de todo el mundo y su prestigio, por la excelente organización y el rigor en la concesión de los premios, está ya plenamente asentado en el panorama artístico internacional.

Conviene subrayar que toda esta actividad está centrada en el grabado, por el interés que merecen sus diferentes técnicas y por la necesidad que existe de ampliar su difusión. A pesar de la aceptación del grabado en las últimas décadas, existen aún algunos equívocos por parte del público. No se acaba de entender así que cada lámina es un verdadero original, que conserva la huella del trabajo personal del artista y que va numerado y firmado por él/ella. El tabú de la obra única lleva a concebir a veces esta condición como exclusiva del cuadro o el dibujo –nos referimos, naturalmente, a las realizaciones sobre superficie plana–, sin percibir la acción directa del artista sobre la plancha. Por otra parte, el concepto de obra única es actualmente discutible, cuando el vídeo, la realidad virtual y la informática van a producir importantes transformaciones en el arte. El grabado, con su capacidad de sugestión y la libertad que confiere al artista, se configura como un arte con más posibilidades de futuro de lo que algunos podrían sospechar.

Al éxito del Mini Print han contribuido diversos factores. La misma idea es ya original y atractiva. El reducido formato, que facilita el envío, la continuidad en su celebración y el lugar de emplazamiento, una localidad de tanta belleza y larga tradición artística como Cadaqués, han tenido un papel importante. Pero todo ello no habría bastado si no hubiera habido desde el principio verdadera ilusión. Nada en arte, nada, en el fondo, en cualquier acto humano, tiene vida verdadera si no existe ilusión. Y a Pascual Fort, creador él mismo y hombre emprendedor, y a sus familiares, que continúan la empresa con el mismo entusiasmo, les debemos que el Mini Print pueda celebrar su decimoquinta edición.

El mundo es cada día más pequeño, y el arte, más internacional. Iniciativas como el Mini Print contribuyen a que la trama de relaciones sean más densas y ricas. Cataluña, que ha dado tantas muestras de vocación internacional y ha aportado tantos artistas de primera fila, tiene en el Mini Print una de las piezas clave del grabado internacional.

Junto a las grandes empresas, obra de instituciones o de complejas organizaciones privadas, son absolutamente necesarias acciones como la del Mini Print: la estructura ligera capaz de competir con ventajas en ciertos aspectos con las estructuras pesadas. Frente a los grandes ejércitos artísticos de la paz que disponen de armamento pesado, que se mueven con lentitud, la fuerza de intervención rápida de paz como el Mini Print, que viaja con el equipaje ligero de la correspondencia privada, que no requiere los espacios de la gran ciudad ni del gran museo, encontrará fácilmente un lugar en nuestra vivienda.

Felicitemos pues al Mini Print, a sus organizadores y a sus participantes, por estos primeros quince años, con los mejores augurios para el nuevo milenio.


Mercedes Barberá Rusiñol
Directora del Mini Print Internacional de Cadaqués

El 15.º Mini Print Internacional de Cadaqués se ha caracterizado no solo por la calidad y cantidad de artistas participantes (726) sino también por el número de exposiciones itinerantes realizadas. En primer lugar ha viajado como cada año a Inglaterra para formar parte del “Wingfield Arts & Music Festival”, estando expuesto durante los meses de mayo, junio y julio con un interés cada vez en aumento del público y coleccionistas ingleses.

Durante el mes de junio se realizó la exposición organizada por el Arts Council en el Joensuu Taidemuseum de Finlandia. El Mini Print era esperado con mucha expectación logrando un gran éxito. Fue altamente visitado por grabadores finlandeses y amantes del arte en general.

En Cadaqués durante los meses de julio, agosto y septiembre como cada año, la exposición formó parte de la vida cultural del pueblo y fue visitadísima por todas las personas interesadas en la obra gráfica, y muchos espectadores que solo eran aficionados se han transformado en verdaderos coleccionistas.

Merece mención especial el interés que despiertan las exposiciones individuales de los artistas seleccionados el año anterior. Este verano nos han visitado con motivo de la inauguración de su exposición personal Leonid Zikeev, Sandro Bracchitta y Robert Jancovic, y durante los días que permanecieron entre nosotros en Cadaqués ejercieron de Jurado del 15.º Mini Print.

En Canet de Mar este año el 15.º Mini Print Internacional de Cadaqués ha estado expuesto durante los meses de agosto y septiembre transformándose en un popular acontecimiento cultural del verano y aumentando en estas fechas el número de visitantes de la exposición.

Durante el mes de octubre la exposición viajó a la galería l’Etangd’Art de Bages, un pequeño pueblo situado al sur de Francia en donde el 15.º Mini Print recibió el reconocimiento del público visitante, no solo de Bages, sino de las ciudades y pueblos del entorno.

Este año la edición de este catálogo se ha realizado gracias a la colaboración conjunta del Ministerio de Cultura del Gobierno Español y de la “Conselleria de Cultura” de la Generalitat de Catalunya. Agradezco al Sr. Fernando Perera, Director del Centro Nacional de Exposiciones y al Sr. Miquel Garcia, Delegado de Artes Plásticas de la Generalitat de Catalunya, su visión del Mini Print Internacional de Cadaqués como una exposición mensajera de la cultura española y catalana en todo el mundo.

Como siempre mi máxima consideración a los artistas participantes que han hecho posible con su presencia el 15.º Mini Print Internacional de Cadaqués y toda mi simpatía para todos los artistas que darán forma en un futuro inmediato a la dieciseisava edición del Mini Print, que en estos momentos ya estamos organizando.