ARCHIVO / 1990 / Textos

Jordi Pujol
Presidente de la Generalitat de Catalunya

Otra edición del Mini Print Internacional es siempre una buena noticia, porque es exponente de continuidad y solo con esta insistencia se hacen cosas de peso. El Mini Print, dentro de sus características, lo tiene. Y crece cada año.

Hay que felicitar a los responsables por este camino hecho hasta ahora, pero nos hemos de felicitar todos juntos porque esta es una de aquellas actuaciones que nos honran colectivamente. En estos momentos el Mini Print se lo merece. Y me resulta un gran placer poder presentar su catálogo.

A través de la historia de diez ediciones, hay algunas cosas que me parece que vale la pena destacar. Primero, la localización. Ha sido un acierto aprovechar la resonancia y el atractivo de Cadaqués para esta manifestación de obra gráfica. Entre la tradición artística de la localidad y su situación en una especie de moda perenne, el Mini Print tiene un buen refugio. Tal vez deba a esto una parte de su éxito, pero no podemos olvidar a los que pensaron y decidieron que esto debía ser así.

Otra cosa que distingue esta manifestación artística es el buen cálculo de posibilidades. El Mini Print ha crecido a su ritmo, un ritmo que no le ha marcado nadie. Sin falsas espectacularidades o, si quieren, en lenguaje popular, sin estirar el brazo más que la manga. Y la experiencia demuestra que ha sido un buen camino.

Un tercer punto, inseparable de lo que significa Cadaqués, es el de la internacionalidad, el de la apertura tanto para dar como para recibir, para influir como para dejarse influir: el Mini Print Internacional de Cadaqués sería inconcebible sin esta característica, que es mucho más que un adjetivo estricto en su denominación oficial.

Siendo mucho de Cadaqués, pero mucho del mundo, muy catalana pero muy universal, durante diez años esta muestra de arte ha hecho un buen camino. Al presentar el catálogo del décimo Mini Print, que es a la vez exponente de continuidad y de éxito, hago votos para que la manifestación de este año se mueva dentro de estas mismas coordenadas y asegure su repetición. Hago votos por la continuidad y por el éxito.


Pascual Fort

Tras diez años de existencia, el Mini Print Internacional de Cadaqués ha crecido tanto en el número de participantes, exposiciones y público visitante, como en la calidad de las obras expuestas.

Esta décima versión ha conseguido la cifra máxima de 681 artistas.

Aparte de la muestra que se celebra habitualmente durante los tres meses de verano en nuestra galería de Cadaqués, las exposiciones se han triplicado gracias al acuerdo alcanzado entre el Mini Print Internacional de Cadaqués y el Servicio de Museos del Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya, mediante el cual la exposición visitará varios museos de nuestro país a partir de este año y de forma itinerante.

El número de visitantes y coleccionistas ha crecido muchísimo desde el año 1980 en que se convocó por primera vez.

La calidad se ha mantenido gracias al trabajo de selección de las obras que cada año llegan a nuestras manos. Esta tarea resulta imprescindible, considerando la gran cantidad de obra recibida.

Merece destacarse el esfuerzo que realiza el Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya, organizando la exposición itinerante que permitirá la contemplación, dentro de un marco adecuado, del Mini Print Internacional de Cadaqués por parte de otros espectadores que no han tenido la posibilidad de contemplarlo en Cadaqués.

En nombre de los 681 artistas grabadores participantes y en el de los posibles espectadores que, sin duda, visitarán dichas exposiciones, así como en nombre propio, agradezco a la Conselleria de Cultura este importante acuerdo.

Y como siempre, agradezco a todos los artistas participantes su amable colaboración que ha hecho posible la existencia del Mini Print Internacional Cadaqués y su continuidad durante los primeros diez años, y les convoco a participar durante diez años más.